Desvelamos el 'expediente excremento'

Foto a foto cómo se gestó la broma más escatológica de Aída Nízar

La concursante SÍ que sabe cómo vengarse cuando alguien le toma el pelo

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 10
Aída descubre el plástico de la compresa
Cree que vive en una pocilga
Sus compañeras deciden gastarle una broma...
...Ropa interior con premio chocolateado
Aída decide vengarse haciendo caca  de verdad
La concursante deja heces reales en el baño
Se descubre 'el pastel'
Aída sentencia: "Cuando haces una broma, la mierda te cae encima"
La reacción de Aly nos representa

17 de marzo de 2017, 09:28

Está claro que los concursantes de GH VIP no sabían con quién estaban jugando cuando decidieron gastar una broma propia de campamento de verano a Aída Nízar. La hija de Mª Ángeles Delgado se la devolvió CON CRECES (y con heces). Hablamos, cómo no, del ‘Expediente Excremento’.

Relacionado con esta noticia

Todo empezó por el plástico de una compresa olvidado sin querer en el baño. Aída lo descubrió y le pareció que sus compañeras eran, por decirlo de una manera suave, poco limpias. La de orígenes árabes montó en cólera, y el resto de la casa quiso ir un pasito más allá. Aylén y Elettra orquestaron una broma manchando unas bragas con chocolate en polvo y agua para que diera la apariencia de caca. Nízar las pilló y maximizó la broma. La amiga de Daniela pasó a defecar de manera REAL y después con los restos que había soltado su cuerpo, proceder a dejar un recuerdo en el suelo del baño.

Es lo más fuerte que he visto en mi vida”, no paraba de repetir Blume, que había sido testigo de todo. “Pero eso no es mierda, se lo han inventado… ¡lo tuyo sí! ¡tú has dejado mierda de verdad!”, repetía la catalana sin dar crédito hasta dónde había sido capaz de llevar la broma de marras Aída.

Lo más divertido de todo es que mientras esto sucedía, Aída espetaba “qué guarra es la gente, por favor”, provocando uno de los momentos que, por suerte o por desgracia, ya forman parte de la historia de GH.

El olor, que daba una pista sobre lo real del asunto, no pasó inadvertido para el resto de la casa. “¿Querían mierda? Pues se van a comer su propia mierda”, repetía la coach emocional, “que no se rían nunca de la Nízar”, sentenciaba desde su cama a su única amiga en la casa.

El broche de oro lo puso esta frase, ya mítica, de la autora de la inocentada “cuando se hace una broma, la mierda te cae encima”. BOOOM. Queremos camisetas con esa frase ¡YA!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...