Belén Esteban se arrepiente en 'GH VIP'

"En mi casa no soy así"

¿Y tú qué opinas?

Belén Esteban debate
Telecinco

30 de marzo de 2015, 08:38

¿Se habían quedado con ganas de 'GH VIP'? Pues no se preocupen, que aquí estamos otra vez. Tras la emoción desaforada de la final, las cosas no podían quedar así. Belén Esteban, la flamante ganadora del concurso más visto de los últimos años, llevaba meses asegurando que, en cuanto pusiera un pie fuera de la casa, se iba a explicar y todo el mundo la entendería. ¿Y dónde mejor que en el plató del Debate? España quería escuchar a la 'princesa del pueblo', aunque fuese en una versión grabada del programa y mucho más express de lo que nos tienen acostumbrados. Tan solo dos horas para que la de San Blas -aunque ya podríamos llamarla la de Guadalix- entonara el mea culpa hasta la saciedad, soltara alguna que otra lágrima, pidiese perdón a todo el mundo -menos a Olvido Hormigos- y confirmara que ella 'es así', con sus defectos y sus virtudes. ¿Pero esto no lo sabíamos ya? Tal vez sí.

 

Puede que fuese el cansancio -aseguró no haber dormido nada en toda la noche- o el hastío de volver a reencontrarse con los mismos con los que había estado conviviendo durante semanas, pero Belén llegó a Telecinco aletargada, medio dormida, agotada y demasiado tranquila. De aquel vendaval que azotaba día tras día a los concursantes de 'GH VIP' no quedaba ni rastro. Nerviosa, ocupó su silla de ganadora, arropada por unos casi invisibles Aguasantas, Coman y Fede, y empezó a pedir perdón por su comportamiento. Consiguió que Ángela se deshiciese en lágrimas, que Ares temblase de emoción y que Olvido Hormigos pusiese cara de '¿pero cuándo me toca ir al 'Deluxe'?' sin ni siquiera levantarse de la silla. La de San Blas llegó muy bien aconsejada, sabiendo que había dejado muy tocada su imagen y que debía regresar a la sinceridad que la había llevado a ser la 'princesa del pueblo'. Belén sufre, mucho, y eso es lo que conecta con la gente.

 

Uno por uno, los colaboradores habituales del Debate -con notables ausencias, como la de Kiko Hernández- fueron desgranando el paso de la concursante por el programa, insistiendo, con la boca muy pequeña, en sus errores y alabando su virtudes. Pero, ¿tanto miedo despierta Belén Esteban? Si durante todas estas semanas habíamos visto un constante machaque a los comportamientos de la ahora ganadora, con la susodicha en plató, las críticas se volvieron mucho más leves. ¡Si hasta tuvo que arrancarse una señora de la grada de la calle para levantar un poco el ánimo! Eso sí, la pobre no consiguió rematar y acabó criticando que la Esteban donara el dinero del premio a cuatro organizaciones benéficas, que ya son ganas de criticar. Menos mal que, entre tanto despropósito, apreció Ana, defensora a ultranza de la 'princesa del pueblo' y portavoz de la 'familia belenista'. Temblando, con lágrimas en los ojos y una verborrea incontrolable, Ana se rindió a los pies de su musa y le juró amor eterno. ¡Así es como se llega a un Debate! ¡Con las cartas sobre la mesa!

 

Belén aseguró que, si de algo le había servido el concurso, es para darse cuenta de sus muchos errores y tratar de ponerles remedio. “En mi casa no soy así”, afirmaba tras ver algunos de los vídeos en los que se enfrentaba con los demás participantes. La colaboradora aprovechó el momento para pedirle disculpas sinceras a Ángela, con la que se fundió en un emotivo abrazo, reconoció su comportamiento dictatorial y caprichoso, declaró sentir vergüenza cuando se escuchaba hablar -les vamos a ahorrar el sufrimiento de leer palabras tan obscenas, nada propias de un lunes por la mañana- y no le dio ni una concesión a su polémica con Olvido Hormigos. La exconcejala trató de tirarle de la lengua, asegurando que estaba harta de hablar de Belén Esteban, pero ni así. “No tengo nada que decirle”, afirmó. ¿Las veremos cara a cara en el 'Deluxe'? Parece que Belén no tiene ninguna intención, pero basta quejarse de algo para que ocurra con más fuerza.

 

Mientras, la atención se quedaba en los siete kilos que la colaboradora de 'Sálvame' ha perdido dentro del concurso, los finalistas trataban de meter baza aunque sin demasiado éxito. Aguasantas acudió directamente sin voz -si celebra así un segundo puesto, ¿cómo hubiese llegado de haber ganado?-, Fede con el guión ya muy aprendido -tan sólo tuvo tiempo para hablar de su enemistad con Ares- y Coman... Bueno, el ex concursante de 'Adán y Eva' trató, una vez más, de explicar su 'operación Mowli' -¿Mowli? ¿Mogli? ¿Alguien sabe cómo se escribe?- y nos dejó a todos más confusos que al principio. ¿Tanto le costaría reconocer que no tenía ningún tipo de estrategia y que iba improvisando sobre la marcha? Ha conseguido llegar hasta el tercer puesto, no está nada mal teniendo en cuenta su poca fama anterior, pero que no nos líe más. Llevamos más de setenta semanas de concurso. Nuestros nervios ya no lo pueden soportar.

 

Y cuando el fuego comenzaba a avivarse y los colaboradores se animaban a enfrentarse a la Esteban, de repente, terminó el programa. ¿Pero esto qué es? ¿Pero qué invento es este? ¿Un Debate que no dura hasta las dos de la madrugada? ¡Así no hay quien empiece el lunes con energía! La semana que viene todavía queda una ronda final con todos los participantes del concurso.  Sí, los nervios nos corroen. ¡Que llegue ya el miércoles! #LasLecturasDeGHVIP

 

Por EL HOMBRE CONFUSO

Más Sobre...
Temas Relacionados