Así ha cambiado esta prenda interior

El sujetador: una prenda centenaria

¿Y tú qué opinas?

3 de noviembre de 2014, 09:34

Se cumplen 100 años exactos de la patente número 1.115.674, otorgada al “brassière”, o sujetador, de la norteamericana Mary Phelps Jacob, “una de las primeras emprendedoras del siglo XX”, en palabras de Francesc Puertas, impulsor de SAYFIT y autor del libro “El Sostén, mitos y leyendas. Manual de uso” (Arcopress Ediciones, 2012).

De artefactos de metal a la seda


Las mujeres siempre se han protegido el pecho. Desde los grabados descubiertos en Creta (1.700 a.C.), a los "strophium" de las romanas, hasta principios del siglo XX, las mujeres usaban largas bandas de tejido, para cubrirse y sujetar el pecho.

Las damas de las clases sociales más pudientes usaban artilugios que modelaban su figura, como los corsés de "cintura de abeja". A principios del siglo XX, Mary Phelps Jacob tuvo una brillante e innovadora idea en una ocasión en la que había comprado un vestido de noche para asistir a una fiesta.


La ropa interior que utilizaban las mujeres en aquella época eran unos corsés rígidos hechos con huesos de ballena y alambres de acero. Cuando se probó el vestido con uno de estos corsés, uno de aquellos huesos asomaba por su escote y se veía bajo la tela de su vestido, afeando su figura. Jacob intentó solucionarlo uniendo dos pañuelos de seda, un poco de cinta rosa y mucho ingenio, y con la ayuda de su doncella elaboró lo que sería el primer sujetador moderno.

La patente que le cambió la vida a las mujeres



Viendo que aquello podía ser un buen negocio, Mary acudió en febrero de 1914 a solicitar una patente, que le fue concedida finalmente el 3 de noviembre de 1914, con número 1.115.674. Tras unos años comercializando esta prenda en su negocio "Caresse Crosby", la firma “Warner Corset Company” le compró su patente por 1.500 dólares. A partir de entonces, esta marca comercializó el producto, con el que llegó a alcanzar una facturación de 15 millones de dólares en el año 1930.

Mary fue una mujer muy activa, que fundó la organización "Mujeres Contra la Guerra" y que después de tres matrimonios desafortunados, acabó viviendo en Italia, donde murió en 1970 en la más absoluta soledad.

SAYFIT, grupo multidisciplinar de divulgación de conocimientos asociados con la corsetería, celebra el centenario de esta efeméride con una campaña para que todas las usuarias de su App se acerquen a las más de 100 tiendas asociadas de toda España a comprar algún producto, donde recibirán un obsequio.

7 de cada 10 mujeres no usan la talla y copa adecuadas


La App de SAYFIT para smartphones iOS y Android ha tenido en menos de un año más de 50.000 descargas consolidadas, lo que ha permitido a mujeres de toda España conocer cuál era su talla y copa más adecuadas, y cuál era la tienda asociada más cercana donde asesorarse adecuadamente y encontrar el sujetador más ajustado a sus necesidades.

Según destaca Francesc Puertas, impulsor de SAYFIT, “un estudio realizado por médicos senólogos indica que 7 de cada 10 mujeres no usan la talla y copa adecuadas, 9 de cada 10 desconocen cuál es su talla y copa, y que la mitad de las consultas por dolores mamarios se evitarían usando la pieza adecuada”.

Si se acude a comprar durante la primera semana de noviembre a cualquier tienda que esté en la App SAYFIT, la clienta recibirá asesoramiento para encontrar la prenda perfecta. Y si la adquiere y muestra la App SAYFIT de su móvil, le harán entrega de un pequeño obsequio, para premiar su voluntad de ir con la prenda correcta.

Para Francesc Puertas, “nuestro cometido es aportar al sector todos aquellos conocimientos que le permita acceder a la información necesaria para que llegue a las manos de la usuaria el producto que mejor responda a sus necesidades”.

Temas Relacionados

Lo más visto

  1. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa
  2. Kiko Matamoros: "Me gustaría que mi hija Ana tuviera relación con sus hermanos"
  3. Rocío Flores Carrasco habla claro: "Mi madre ni me va, ni me viene"
  4. El peor momento de Antonio Orozco
  5. El último susto médico de Belén Esteban