En su primera visita oficial a este país

El príncipe Enrique, muy cariñoso con los niños de Chile

¿Y tú qué opinas?

Príncipe Enrique
Twitter

30 de junio de 2014, 12:33

El príncipe Enrique de Inglaterra se ha mostrado muy cariñoso con los niños de Chile, en su primera visita oficial a este país.

Una de las actividades previstas en su agenda para el viaje oficial de tres días al país sudamericano, era conocer el trabajo de la Fundación Integra, una organización benéfica dedicada a la infancia. Acompañado por Sebastián Dávalos Bachelet, el hijo de la presidenta chilena, el príncipe visitó uno de los centros de la Fundación, el Colegio Infantil Sagrada Familia, que acoge a 179 niños mapuches (el pueblo indígena del sur de Chile y el suroeste de Argentina), con edades entre los 3 meses y los cuatro años, muchos de los cuales tienen discapacidades psíquicas.

Durante su estada en el colegio, Enrique se mostró muy divertido y atento con todos los niños, que lo recibieron vestidos con los trajes típicos. El príncipe realizó talleres de artesanía con los mayores, tocó instrumentos con los más pequeños y se sacó fotos con las educadoras. ¡E incluso bailó! Durante la visita, se mostró especialmente conmovido con una niña con síndrome de Down, que se acercó espontáneamente y jugó con los cordones de sus zapatos.

Al finalizar la visita, los niños le entregaron varios regalos: un cuadro compuesto por dibujos con motivos mapuche realizados por ellos y una bolsa que contenía una taza de mate, un kultrun y una trutruca.

Ya estamos acostumbrados a la espontaneidad y alegría que siempre transmite el príncipe Enrique, pero ahora hemos descubierto su faceta más tierna y cariñosa que muestra cuando se trata de estar con niños.

Príncipe Enrique
Gtres
Más Sobre...

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia
  5. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?