¿Demasiado ridículo, tal vez?

El final alternativo de ‘Titanic’ que nunca vio la luz

¿Y tú qué opinas?

titanic
Gtres

14 de octubre de 2014, 18:14

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS

 

Suerte que no llegó a estrenarse en cines un ‘Titanic’ con este final alternativo que produce de todo menos emoción.

 

Olvídate de la anciana Rose rememorando sus momentos felices después de que Jack le hubiera hecho prometer vivir al máximo cada segundo de su vida. De ese lanzamiento mágico del ‘corazón del mar’ que hace desde la cubierta del barco que ha escuchado toda su historia. Cambia todos estos momentos que hacen que a uno le abrasen a los ojos por culpa de las lágrimas cuando está viendo ‘Titanic’, porque James Cameron llegó a grabar otro final que, de tan ridículo que es, nunca llegó a estrenarse.

 

La historia de Jack y Rose habría sido muy diferente si su director se hubiera decantado por su otra opción, que supone un desenlace, digamos, poco predecible.

 

El final, que rompe con el tono de tragedia que se ha estado gestando durante todo el film, peca de excesivo, y le deja a uno completamente descolocado.

 

Afortunadamente existe las salas de montaje y allí los productores le debieron convencer a James de que esta opción no iba a ser la más adecuada si quería conquistar las taquillas de medio mundo.

 

También cabría preguntarse si la película, con este final, habría conseguido el mismo número de Oscar, o, en su lugar, habría optado a los premios Razzies, los otorgados a los peores films del año.

 

No alargamos más la cosa y os dejamos, que sabemos que lo estáis deseando, con el final alternativo para ‘Titanic’. ¡Decidnos en los comentarios qué os ha parecido!

 

Lo más visto

  1. El peor momento de Antonio Orozco
  2. El nuevo dardo de José Luis Moreno dedicado a Sandra Barneda
  3. "Durante muchos años tuve miedo a hacerme las pruebas del VIH"
  4. Las cinco cosas que se llevó Alba Carrillo de casa de Feliciano López y que quizá tenga que devolver
  5. Esta semana, en Lecturas, Kiko, Makoke y sus hijos nos reciben en su casa