ÁLBUM: La historia de una familia mediática y casi aristocrática

¿De dónde sale el clan Goyanes?

¿Y tú qué opinas?

20 de octubre de 2014, 09:31

Ojalá la televisión española explotara tanto el producto nacional como lo hacen los americanos. En España los realities de seguimiento -de famosos, se entiende- parece que no funcionan. O al menos, no en la forma en que nos tienen acostumbrados los canales tradicionales. Cuando Alaska y Mario decidieron hacer un reality, tuvieron claro que debían apostar por una cadena donde no se hicieran galas interminables y donde no hubiera un debate posterior, y les salió muy bien -al contrario que a Tamara Falcó, que se decantó por un canal tan minoritario, y de pago, que su reality no tuvo ninguna repercusión-. ¿Se imaginan un reality que nos contara la vida de Isabel Pantoja los días antes de entrar en prisión? ¿O el verano de la familia Campos? Necesitamos ya una versión patria del 'Keeping Up with the Kardashian' y nuestras protagonistas de hoy podrían ser unas buenas candidatas. Con todos ustedes, ¡las Goyanes!

¿Quiénes son las Goyanes?

El apellido Goyanes es toda una institución en España. De hecho, su apellido estará ligado eternamente al cine español gracias a la figura de Manuel Goyanes, productor cinematográfíco, responsable del éxito de películas como 'Muerte de un ciclista' y, sobre todo, descubridor de Marisol. El productor vio el potencial de la niña y decidió convertirla en un fenómeno de masas -y lo consiguió-. Para eso ejerció como un segundo padre y se llevó a la niña prodigio a vivir con sus seis hijos: José, Carlos, Mari Carmen, Ana, Rosa y Tato. Marisol creció, se transformó en una guapísima joven y acabó casándose con Carlos Goyanes, uno de los hijos del productor. El matrimonio duró más bien poco, cuatro años escasos. A partir de entonces, Marisol empezó a salir con el bailarín Antonio Gades, mientras que Carlos conocía a una joven de buena cuna, con linaje aristocrático, llamada Caritina Lapique. El resto, como saben, es historia.

¿Por qué son famosas?

El matrimonio de Cari Lapique y Carlos Goyanes fue todo un acontecimiento de la alta sociedad. Carmen Franco ejerció de testigo de la novia y personalidades como Pitita Ridruejo, Lola Flores y su hija Lolita acudieron como invitados. Con el tiempo, la pareja tuvo dos hijas, Caritina y Carla -todos con la misma inicial, como las Kardashian- y ahí ya empezó el boom social. Mientras la matriarca del clan hizo pandilla entre las damas de la alta sociedad, convirtiéndose en la salsa de todas las fiestas de postín, sus hijas consiguieron acaparar toda la atención de los medios. Más Carla que Caritina, siendo sinceros. La pequeña de los Goyanes saltó a primera línea de la noticia gracias a un romance con Fran Rivera, que se acababa de divorciar de Eugenia Martínez de Irujo. Tres clanes en uno: los Rivera, los Dominguín y los Goyanes. Un sueño hecho realidad para la crónica social. Pero, lamentablemente, también duró poco. Ahora, madre e hijas acaparan noticias, portadas, entrevistas y exclusivas como las reinas del cuché que son.

¿Qué miembros componen el clan?

A diferencia de los clanes anteriores, las Goyanes son pocas, pero muy bien avenidas. Eso sí, si hiciéramos este repaso dentro de unos años, tendríamos que unir a los hijos de Carla y Caritina, que están destinados a ser personajes públicos desde la cuna. Aun así, vamos a ello.

Cari Lapique
Gtres

Cari Lapique, la tercera reina de corazones. Sí, tercera, ya que Isabel Preysler y Naty Abascal -amigas íntimas de Cari, también- parecen dispuesta a no dejar sus tronos. Cari es sinónimo de elegancia, saber estar, clase y todas las cualidades que necesita la crónica social. Además, es relaciones públicas de la firma Suárez, de la agencia de viajes Nuba y propietaria, junto a su marido, de una empresa inmobiliaria. Vamos, que Cari no tiene tiempo para nada.

Caritina Goyanes

Caritina Goyanes, la abogada reconvertida en pluriempleada. Caritina siempre ha estado socialmente a la sombra de su hermana. Pero poco a poco ha encontrado su lugar. De hecho, pese a sus múltiples intentos para perder peso -probando todo tipo de dietas y llegando a recurrir a la hipnosis-, Caritina se ha convertido en la 'it girl' de las tallas grandes. Tiene un blog de belleza, dirige un catering en Madrid y posa con soltura siempre que se lo piden.

Carla Goyanes

Carla Goyanes, la triunfadora de la familia. La hija pequeña de Cari Lapique ha heredado todo su estilo y belleza y, como no podía ser de otra forma, quiso ser modelo. Gracias a su desparpajo y a los contactos de su madre, Carla fue imagen de Don Algodón cuando era una adolescente. Luego llegó el affaire Fran Rivera, con mal rollo incluido entre la Casa de Alba y las Goyanes, y una escapada a París para olvidar el mal de amores. Pero nada dura eternamente. En 2011 se casó con el empresario Jorge Benguría, se mudaron a Estados Unidos y tiene dos hijos.

¿Cuál es nuestra favorita?

Goyanes

Diríamos que nuestra favorita es Carla, pero, si escarbamos en lo más profundo de nuestro corazón, Caritina nos tiene conquistados. La hija mayor de Cari Lapique es simpática, siempre está divertida, tiene problemas como todos nosotros -¿quién no ha probado mil dietas sin ningún éxito?-, estudió Derecho para terminar regentando un catering, es amable, risueña y un espejo dónde pueden mirarse todas estas jóvenes que no cumplen las medidas extremas de una modelo. ¿Cómo no vamos a quererla? Lo único que no sabemos es si el método de hipnosis le ha servido para adelgazar. De ser así, ya sabemos lo que vamos a hacer para la próxima 'operación bikini'.