La modelo descubrió sus infidelidades a través de unos mensajes en el móvil

Cristiano Ronaldo engañó a Irina Shayk con decenas de mujeres

¿Y tú qué opinas?

Cristiano Ronaldo e Irina Shayk
Gtres

18 de mayo de 2015, 17:56

Unos mensajes en el teléfono de él consiguieron abrirle los ojos. Irina Shayk se daba cuenta de la peor manera que su pareja durante tantos años le había estado siendo infiel desde ni se sabe. Fueron muchas las mujeres las que, sin saberlo la modelo rusa, compartieron con ella la cama de su chico, una de las estrellas del Real Madrid.

 

El diario británico The Sun estima que habrían sido decenas las chicas que tuvieron con Ronaldo algo más que una simple conversación, o un ‘selfie’ durante un entrenamiento. Lo que al principio parecía sólo una posibilidad más entre tantas, ahora, y tras lo que ha contado una fuente cercana a la traicionada, parece ser la más plausible de todas. Esta fuente asegura que cuando Irina lo descubrió todo se sintió “estúpida” por haber confiado en él. La rusa trataba de no hacer caso a los rumores que relacionaban a su entonces pareja con otras mujeres e intentaba no darles el más mínimo crédito. Pero cuando lo descubrió por sí misma, el mundo se le vino a los pies. Conversaciones con chicas de Australia, Francia o Colombia, revelaron la peor de las realidades. Entonces, y sin dejar darle una explicación, ella cortó la relación. Cristiano, ni podía rebatírselo, ni parece que quiso. La rusa lo había pillado con las manos en la masa.

 

Esto ocurrió a principios del 2015, y, desde entonces, la vida de Irina Shayk ha cambiado de manera radical. Continua con su trabajo sobre las pasarelas, pero ahora parece haber encontrado el amor en los brazos de uno de los actores de moda. Bradley Cooper y ella han estado muy unidos desde que coincidieron en la fiesta post Oscar de Vanity Fair. Encuentros en Nueva York, escapadas a Londres… ¡Lo suyo va viento en popa! Irina deseaba encontrara a alguien que la respetase y parece que el de 'El francotirador' la tiene como una reina.

Por Conchi Álvarez de Cienfuegos