Vicky Martín Berrocal en la ciudad perdida de Petra, en Jordania

"Creeré en el amor hasta que me muera"

¿Y tú qué opinas?

Vicky3

24 de julio de 2013, 13:05

La belleza de Vicky Martín Berrocal recuerda a esas morenas de la copla, a las que pintaba Julio Romero de Torres. Racial, de raíces andalusíes, con una mirada de oscuridad tan profunda como las mil y una noches. Quizas por eso ha viajado hasta Jordania. A Petra, la ciudad legendaria del desierto donde, dicen, las estrellas parecen estar más cerca y parece que puedes tocarlas. Porque Vicky lo intentaría.

"Siempre he sido una mujer fuerte, segura, valiente. He tenido claro por dónde tirar en mi vida". Y también el amor. "Creeré en el amor hasta el día en que me muera", confiesa a LECTURAS  está mujer para quien su padre "ha sido el hombre más importante de su vida", el que ha puesto el listón más alto a todos los demás.

¿Qué te ha parecido Jordania?
- Me ha parecido un país precioso y mágico, totalmente recomendable. Me ha sorprendido muchísimo que es un país totalmente seguro y, en contra de lo que se dice, no hay ningún peligro que impida viajar a Jordania. Además su gente es muy hospitalaria.

¿Qué planes tienes para este verano?
- Intentar descansar y desconectar, como he podido hacer en Petra, en el desierto de Wadi Rum y en el Mar Muerto. Ha sido un año con mucho trabajo y bastante complicado y necesito desconectar y parar aunque sea un par de semanas.

Un año en el que te ha dado tiempo hasta a escribir un libro de autoayuda. ¿A ti te ha costado mucho llegar a aceptarte y a quererte tal y como eres? Porque hay quien lo intenta toda una vida y no lo consigue.
- Yo siempre he sabido lo que NO he querido. Me he aceptado siempre. Soy una mujer con un carácter y con una personalidad, y eso siempre lo he sabido, y esa es la que soy. La vida es saber eso y aceptarte cómo eres.

¿Siempre has sido tan fuerte y tan segura de ti misma? ¿O es un escudo para ocultar a una Vicky menos indolente?
- Soy una mujer fuerte, segura, valiente. He tenido claro por dónde tirar en mi vida.

¿Has hecho lo que has querido? 
- Siempre.

Pero ¿por consentida o por rebeldía? 
- He sido rebelde desde el día en que nací. Una gran rebelde. Pero tambien he tenido cabeza para saber lo que estaba bien o mal. No obstante, he sido muy libre y nunca he tenido miedo a equivocarme o a no hacer lo correcto. Si me he tenido que tropezar me he tropezado yo. Además, he tenido un gran ejemplo en mi padre. Ha sido el hombre más libre que he conocido en mi vida.

¿Y cómo has hecho para conseguir tus propósitos? ¿Armas de mujer? ¿Existen? O ¿son un invento de los hombres para llamaros manipuladoras?
- El hombre lo que tiene que hacer es dejar de intentar entendernos, de intentar llamarnos por nombres que no somos y empezar a amarnos. Pero amar como amamos las mujeres, como solo nosotras sabemos.

Dicen que no hay peor competencia, sin embargo, que la de mujer contra mujer
- Es cierto que la mujeres somos bastante tremendas. Mucho más cuando se trata de competir con otra mujer. Es algo que yo hablo en el libro, y es algo que deberíamos pulir.

En tu libro te rebelas contra muchas cosas, la edad, los prejuicios, pero, sobre todo, contra la tiranía de la delgadez. ¿Por qué es tan terrible no ser como un insecto palo? 
- Porque lo que nos enseñan es una mujer modelo, una talla 36, sin celulitis, impecable. La mayoría de las mujeres somos reales, no tenemos que tener complejo por cómo somos. Cada una se tiene que aceptar como es, pulir sus defectos y potenciar sus virtudes, pero siempre aceptándose como una es.

Pero en tu caso ¿se cumple lo de "en casa del herrero, cuchillo de palo"?
- Hablo por propia experiencia, por cómo yo he actuado cuando se me han presentado distintos conflictos. No sé si es la mejor manera de actuar pero es la que yo he seguido y la que me ha funcionado a mí.

¿Hay que llevarse muchos palos para adquirir tu sabiduría? 
- Yo no lo llamaría sabiduría, me parece muy atrevido. Yo vivo todo con mucha pasión y eso me ha llevado a tener cierta visión o perspectiva sobre las cosas.

¿Lo has pasado mal alguna vez Vicky?
- No sé. Dime tú cuándo.

Bueno, ¿cómo has podido ser tan buena ex? ¿Madurez?
- No quiero esa referencia. Ni quiero ser buena ex. Cuando se ha querido como yo he querido, pasar al odio es demasiado complicado. Otra cosa es que la relación dure o no, pero ese sentimiento de amor queda y no se puede destruir con odio.

¿Sigues creyendo en el amor?
- Hasta el día en que me muera.

¿El amor lo cura todo? Tú dices que no crees en el amor sin sufrimiento.
- Es difícil. Cuando se ama se sufre siempre.

¿Cómo tiene que ser un hombre para enamorarte?
- .....

¿Tu padre puso el listón muy alto?
- Sí, por supuesto. Ha sido el hombre mas importante de mi vida.
 
Escribes, diseñas, cantas. ¿Tiene Vicky miedo a algo?
- Tengo miedo a dejar de sonreír.