Marcada por el abandono de su madre

Conoce la vida de Hugh Jackman

¿Y tú qué opinas?

Hugh Jackman

31 de marzo de 2014, 10:00

El actor que encarna desde hace años al mítico Lobezno, actúa, canta, baila y ha llegado a ser considerado como ‘el hombre vivo más sexy del mundo’. Sin embargo, su historia, marcada por el abandono de su madre, nada tiene que ver con la dureza de muchos de sus personajes.

Hugh Michael Jackman Watson nació el 12 de octubre de 1968 en Sidney (Australia). Sus padres, Chris y Grace, habían emigrado allí desde el Reino Unido con la ilusión de una vida mejor. Pero la tristeza los embargó al cabo de unos pocos años.

Un adiós definitivo

Cuando Hugh tenía 8, su madre se fue al Reino Unido dejándolo en Australia junto a su padre y sus hermanos. Él era el pequeño de cinco (dos chicas y tres chicos) y aquello marcó su vida. “Recuerdo la mañana en que se marchó, es extraño las cosas que eliges recordar", dijo con lágrimas en los ojos rememorando lo sucedido en una entrevista que le hicieron en 2012, más de 35 años después de aquel doloroso episodio.

"Recuerdo verla con una toalla enrollada en la cabeza y diciéndome ‘adiós’. Me fui al colegio y, cuando volví, no había nadie en casa. Al día siguiente, recibimos un telegrama desde Inglaterra, mamá estaba allí. Y eso fue todo. No creo que ella pensara que sería una huida para siempre. Creo que pensó algo como 'necesito irme, pero volveré'. Y papá rezaba cada noche pidiendo que ella volviera". Pero no regresó. Y Chris se tuvo que ocupar de Hugh y sus hermanos en solitario. "Mi padre es una roca. De él aprendí todo lo que sé sobre lealtad, dependencia, y estar ahí siempre pase lo que pase", cuenta Hugh.

Estudió la primaria en la escuela pública Pymble y, luego, cursó estudios secundarios en la Knox Grammar School, donde se estrenó como actor interviniendo en la obra My Fair Lady en 1985. Después de su graduación, se tomó un año sabático y, a su regreso, realizó la carrera de periodismo en la Universidad Tecnológica de Sidney. Durante su último año de carrera, asistió a clases de interpretación para ampliar créditos y la experiencia le sentó tan bien que decidió cambiar su rumbo profesional.

Cambio de rumbo

Lo primero que hizo después de licenciarse, en 1991, fue realizar un curso de un año en el Actor’s Centre de su ciudad. “Desde niño, siempre me había interesado por el teatro. Pero, hasta que tuve 22 años, no me di cuenta de que mi afición podía ser algo de lo que podía vivir”. Y es que le habían inculcado que aquello no era un medio de subsistencia. Así que Hugh rompió con todo lo aprendido, se armó de valor y dijo: “Quiero dedicarme a esto”. Y lo consiguió; no sin antes formarse a conciencia por expresa voluntad propia.

Tan pronto como acabó sus estudios de interpretación en el Actor’s Centre, le ofrecieron un papel en la popular serie ‘Neighbours’, pero lo descartó para seguir formándose en la Academia de Artes Escénicas de Perth. Se graduó en el año 1994 y la misma noche de su actuación final recibió otra oferta de trabajo; esta vez un papel en la serie ‘Correlli’, que no rechazó. Gracias a su elección, conoció a Deborra-Lee Furness, su futura esposa, que también formaba parte del reparto. “Conocer a mi mujer fue lo mejor de aquello”.

Tras la serie, fue fichado para interpretar a Gastón en el musical de ‘La Bella y la Bestia’ e inició una sólida carrera teatral. Sin embargo, su espaldarazo definitivo llegó cuando lo escogieron para interpretar a Lobezno en la saga de ‘X-Men’ en 1999. Este personaje lo hizo famoso a nivel mundial. Encadenó películas y musicales. Presentó en numerosas ocasiones los Tony (los Oscar del teatro estadounidense), recibiendo por ello dos Emmy al mejor presentador. Fue el responsable de conducir la gala de los Oscar 2009. Y ha recibido numerosos reconocimientos entre los que destacan la nominación a los Oscar y el Globo de Oro, como mejor actor en 2012 por su papel en ‘Los Miserables’, o el premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián de 2013 por su trayectoria profesional.

La familia, antes que el trabajo

A nivel sentimental, se casó con Deborra (13 años mayor que él) en 1996 en Melbourne, dos años después de conocerla en la serie en la que debutó profesionalmente. Hugh diseño él mismo los anillos de boda con una inscripción en sánscrito, que reza ‘Om paramar mainamar’ y que significa ‘dedicamos nuestra unión a un principio mayor’. Después de que Deborra sufriera dos abortos, la pareja decidió decantarse por la adopción. Primero, adoptaron a un niño, Oscar Maximilian, y, luego, una niña, Ava Eliot, con los que Hugh no quiere repetir los mismos errores que su madre cometió con él. Sigue a raja tabla el consejo de su padre: “La familia es siempre lo primero. No el trabajo”. Y, como cuenta Deborra,  “nunca estamos más de dos semanas separados”.

En noviembre de 2013, anunció que padecía un tipo leve de cáncer de piel por la prolongada exposición a la radiación solar. “Deb me dijo que tenía que mirarme esa marca en mi nariz. ¡Y tenía razón! Tengo un carcinoma de células basales. Por favor, no seáis tan tontos como yo. Haceos revisiones. ¡Y usad crema solar!”, declaró en las redes sociales junto a una foto en la que se le veía la nariz vendada tras el tratamiento recibido.

En la actualidad, ya totalmente recuperado del cáncer, reconciliado con su madre y centrado de lleno en su familia y su trabajo, anuncia que volverá a ser Lobezno una vez más. Así que, por el momento, tenemos Hugh Jackman en pantalla grande para rato. Un duro de película con un tierno corazón.

Más Sobre...