Dos años juntos

Cayetano Martínez de Irujo y su novia, Bárbara Mirjan, muy acaramelados en la hípica

La pareja no pudo ocultar su enorme complicidad y se dedicó a achucharse durante la inauguración de la nueva temporada...

Cayetano Martínez de Irujo
1 / 6

1 / 6

Cayetano Martínez de Irujo Barbara. Cayetano Martínez de Irujo y Bárbara Mirjan

2 / 6

Cayetano Martínez de Irujo Barbara. Dos años

3 / 6

Cayetano Martínez de Irujo Barbara. Hípica

4 / 6

Cayetano Martínez de Irujo Barbara. Acaramelados

5 / 6

Cayetano Martínez de Irujo Barbara. ¿Boda a la vista?

Más Sobre...

Nobleza Aristocracia Parejas famosos

7 de mayo de 2018, 16:45 | Actualizado a

No estamos acostumbrados a verle en actitudes tan cariñosas. El comportamiento público de Cayetano Martínez de Irujo siempre peca más de distancia que de cercanía. El conde de Salvatierra mantiene las formas -aunque, a veces, se le escapen- y trata de no mostrarse demasiado cómplice con la que es su pareja desde hace dos años, Bárbara Mirjan. La pareja se ha dejado ver en la hípica muchísimo más acaramelados que de costumbre. Por unos instantes, olvidaron que se encontraban bajo la atenta mirada de los presentes...

Relacionado con esta noticia

Su relación saltó como un bombazo. Cayetano Martínez de Irujo rehacía su vida con una joven estudiante treinta años más joven que él. Pocos auguraron una continuidad del romance, atendiendo a la considerable diferencia de edad, pero, dos años después, ahí están. Cada vez son más las ocasiones en las que la pareja se deja ver en público. La complicidad es evidente, tanto entre ellos como con la propia familia del jinete.

Fiel a su cita con el Concurso Internacional de Saltos, celebrado en el Club de Campo Villa de Madrid, Cayetano acudió a deleitarse con su deporte favorito en compañía de su pareja y de sus hijos, los mellizos Luis y Amina, fruto de su relación con Genoveva Casanova. El hijo de la desaparecida Duquesa de Alba se dejó llevar por el momento y protagonizó un tierno acercamiento con Bárbara.

Les vimos compartiendo intimidades, cariños y arrumacos. Barbara bromeó con su novio y acabó la jornada apoyando cómodamente su cabeza en el pecho del jinete. Nunca les habíamos visto tan relajados -sobre todo, teniendo en cuenta que la última vez fue en Sevilla y el conde protagonizó un pequeño altercado con la policía-. ¡Si es que el amor lo puede todo! Con tanta entrega y manteniendo ya una buena relación con los hijos del conde, ¿tendremos una boda cerca?

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?