#cuéntalo

Carme Chaparro se abre en canal desvelando un episodio de abuso

La periodista se solidariza con la víctima de la Manada, y con todas esas mujeres que, a diario, se enfrentan a estas situaciones

1 / 5

1 / 5

Carme Chaparro

2 / 5

cuentalo 1. El dolorosísimo recuerdo de Carme

3 / 5

mayka navarro. Mayka Navarro

4 / 5

cuentalo. El #cuéntalo de Mayka

1 de mayo de 2018, 12:34 | Actualizado a

Para una mujer, el abuso no aparece en una calle solitaria, de noche, cuando pensamos que los monstruos campan a sus anchas. Para una mujer normal y corriente los monstruos le acechan a cualquier hora del día, llevando a cabo la más trivial de las ocupaciones: volviendo del trabajo, comprando un libro, en la frutería o saliendo del colegio; como ha contado Carme Chaparro.

Relacionado con esta noticia

Sumándose a la tendencia en Twitter #cuéntalo, donde mujeres de todo el mundo han compartido sus experiencias enfrentándose a esta clase de agresiones de tipo sexual, a raíz de la sentencia de la Manada, la periodista ha querido alzar la voz por ella y sus compañeras, haciendo ver que esta clase de situaciones, debido al machismo de nuestra sociedad, son el pan nuestro de cada día para millones de mujeres. En un acto de solidaridad, comprensión y apoyo, las féminas descubren que no están solas, que no ocurre nada malo con ellas sino que es la educación que enseña a ellos a estar en una situación dominante, mientras que a ellas las obliga a ser las desfavorecidas en este injusto reparto de poderes.

El caso de Carme, tal y como ella ha contado, ocurrió cuando solo era una adolescente. “14 años. Salíamos del Instituto AusiàsMarch. Siempre en grupo. Nos daba miedo ir solas. Los militares del cuartel del Bruch nos gritaban obscenidades desde las ventanas. Y de vez en cuando un shhh te hacía desviar la mirada y algún tipo se masturbaba en un coche”. Además, ha compartido las experiencias de otras mujeres que han tenido que pasar por momentos parecidos.

#Cuéntalo también recoge las vivencias de mujeres que, por el simple hecho de serlo, tienen que aguantar a diario comentarios que las objetiviza, como es el caso de la periodista Maika Navarro. La colaboradora de ‘El programa de Ana Rosa’ asegura que “no hay semana que no reciba un mensaje recordando que mi peso oscila en cotas altas, dependiendo de si he estado muy 'alterada' y no he controlado nada... Hay un sector que se bloquea ante una mujer 'grande' 'gorda' 'talla más de 44' en su pantalla de la televisión #cuéntalo”. Los tentáculos del machismo son largos y hacen todo el daño que pueden. No solo de manera física ni sexual.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?