De tímida adolescente a la invitada con más glamour

Carlota Casiraghi, sus looks de los últimos Bailes de la Rosa

¿Y tú qué opinas?

30 de marzo de 2015, 11:06

Ha crecido ante nuestros ojos. La vimos pasar de ser una niña preciosa, a una adolescente con una elegancia heredada de su abuela, hasta convertirse en una mujer con un glamour innato. Carlota Casiraghi es la mejor representación que podría desear el principado de Mónaco. Ni Charlene, ni Alberto. La que de verdad interesa y representa a la perfección lo que es la Roca es la hija de Carolina.

 

Distinguida, con una carrera ligada al mundo del caballo y de la moda; cada vez se prodiga más por campañas publicitarias y por portadas que por cuadras y concursos de salto.

 

Si cada uno de sus looks es estudiado con lupa, cuando llega el Baile de la Rosa, la atención se dispara hasta la estratosfera. Todos queremos saber qué lleva, cómo lo lleva y por qué lo lleva. Los temas del baile suelen marcar la elección de su vestuario, aunque no son determinantes. Sin ir más lejos, este año el evento giraba en torno al Art-Decó. ¿Creéis que eso le influyó lo más mínimo a la hora de elegir modelo? ¿Os la esperabais encontrar como una de las mujeres dibujadas por Alfons Mucha con vestidos vaporosos, cabellos sueltos y ondulados? Nada de eso. La mamá de Raphaël optó por el modelo más ‘chanelero’ de todos los que ha llevado hasta ahora, en color rosa, con ribetes negros e imitando a las famosas chaquetas de la firma francesa que dirige artísticamente su íntimo Karl Lagerfeld. Aunque si lo miramos desde la perspectiva ‘Coco’, no hubo mujer más representativa de la fuerza femenina en los años 20 que Mademoiselle Chanel, y su vestido no podía ser un homenaje más vistoso. Carlota nunca defrauda, siempre acierta.

 

Sus anteriores apariciones en este importante evento monegasco, siempre envuelta de Chanel, la confirmaron como el icono de moda que es. Una chica joven, que no renuncia al clasicismo, pero a la que le encanta arriesgar con pequeñas vueltas de tuerca alos looks más tradicionales.

 

No os perdáis la evolución del estilo de Carlota de Mónaco a través de sus apariciones en el Baile de la Rosa.

 

Por CONCHI ÁLVAREZ DE CIENFUEGOS