La mujer de Borja Thyssen, feliz en su séptimo mes de embarazo

Blanca Cuesta: "Tita es una abuela fantástica"

¿Y tú qué opinas?

Blanca Cuesta
Pedro Pernía

16 de octubre de 2014, 10:42

Por ROCÍO BARROSO

 

A simple vista Blanca Cuesta y su suegra, Carmen Cervera, han vivido este año el verano de la reconciliación. Tras varios años de desavenencias y disputas familiares pudimos ver a la baronesa Thyssen junto a su hijo Borja, sus nietos y su nuera disfrutando de unas merecidas vacaciones a bordo de su yate, Mata Mua. Pero lo cierto es que Blanca, embarazada ya de siete meses y medio, sigue sin nombrarla. Se dirige a Tita con cordialidad y respeto, pero sin familiaridad alguna. Esa que creíamos que habían recuperado estos meses atrás, o estrenado ya que parece ser que desde el principio les faltó. Mientras pronuncia con orgullo el nombre de su marido y padre de sus hijos, el de su nuera se le resiste y Carmen para Blanca sigue siendo “ella”.

 

La modelo y pintora realizó un viaje relámpago a Valencia para amadrinar el efímero espacio Decora (solo estará abierto hasta el 26 de octubre), que El Corte Inglés inauguró el barrio del Carmen. Blanca, que irradia serenidad y sencillez, nos hizo partícipes de la felicidad que saborea en la recta final de su cuarto embarazo. Un momento que vive con la misma entrega que dedica a los pequeños Sacha, Eric y Enzo. Muestra de lo madraza que es, fue la parada que realizó instantes antes de coger el tren de vuelta a casa en una juguetería para comprar unos regalos a sus tres hijos.

 

Con evidente tranquilidad y satisfacción Blanca se mostró muy contenta con la unión familiar que ahora están viviendo aunque “hay que ir despacio” apuntó. Y con prudencia aseguró que Tita, a diferencia de los anteriores, sí se ha interesado por este embarazo. Una gestación que ha sido muy distinta a las otras tres y, aunque aún no lo tienen confirmado, todo apunta a que en diciembre llegará a la familia Thyssen-Cuesta la tan deseada niña.

 

¿Cómo te encuentras en la recta final de este cuarto embarazo?

La verdad que muy bien. Al principio me encontré peor, pero ahora estoy muy bien afortunadamente.

 

Además contenta porque a la cuarta viene la niña…

No, eso lo decís vosotros. Los primeros cinco meses estuvimos histéricos por saber el sexo, pero no se veía y nos tenía en vilo. Ahora queremos que sea sorpresa.

 

¿Vosotros tampoco lo sabéis?

No, hemos decidido que sea así.

 

¿Habéis pensado nombre?

Es inevitable pensar en algunos, pero, no te creas, no hay mucha unanimidad.

 

¿Contempláis la posibilidad de que se llame Carmen si es niña?

No porque ya hay dos y no vamos a abusar.

 

¿Qué te haría más ilusión niño o niña?

Niña. Desde la semana quinta, como no se veía preguntábamos si era niña. Si viene un niño, estoy más que hecha a la idea.

 

¿No te puede la curiosidad?

Sí, ahora me puede más. La habitación de momento está blanca.

 

Has vivido tres embarazos de tres varones ¿en este no has notado diferencia?

En el comienzo me sentí mal y en los otros no. Pero después hablas con tantas mamás que te cuentan sus experiencias y creo que es mejor no especular.

 

Si no viniera la niña ¿seguiréis intentándolo?

Desde el segundo dije que no sabía y mira, este es el cuarto. Nunca puedes decir que no. ¡Aunque son cuatro ya!

 

Es un embarazo especial porque es el primero en el que estáis toda la familia unida…

Un niño siempre es especial y por lo demás fenomenal.

 

¿Tita se ha interesado por este embarazo?

Sí claro, me pregunta como lo llevo.

 

Limadas las asperezas, ¿cómo estáis?

Estamos bien. Que una familia vuelva a agruparse y a unirse es positivo, una buena noticia.

 

En una ocasión comentaste que el tiempo pone las cosas en su sitio. ¿Ya están en su sitio?

A veces las cosas no se arreglan tan fácilmente y el tiempo ayuda. Uno siempre espera que esto sea definitivo.

 

¿Cómo es tu relación con Tita? ¿Compartís confidencias o sigue siendo distante?

No, pero es buena. En realidad la relación siempre ha sido buena.

 

¿Cómo es como abuela?

Muy buena. Ella es una abuela fantástica.

 

¿Los niños cómo están con la abuela?

Encantados con ella.

 

¿Quién dio el primer paso para la reconciliación?

En los acercamientos tienen que querer las dos partes. Se dieron la circunstancias y ha sido fantástico.

 

¿Habéis estado también en verano con las hermanas de Borja?

Hemos estado sin ellas, pero porque estaban en otro sitio y no coincidimos. Hay que ir poco a poco. Sabéis como es la situación y simplemente hay que ir despacio.

 

¿Cómo está viviendo Borja este momento?

Borja muy bien, feliz. Es una noticia bonita, buena y le veo bien. Si a él le va bien, para mi es fantástico.

 

Se ha cumplido vuestro séptimo aniversario ¿Cómo lo habéis celebrado?

Son tantos años ya… Celebro muchos más que esos, pero es un día señalado en el que hacemos una cenita especial, siempre hay algún detallito y cositas de pareja.

 

¿Borja se encargará del museo?

Borja siempre ha estado muy vinculado a él, pero sí, cada vez lo está más y mejor.

 

¿Cómo compaginas tu faceta de madre con el arte?

Es un poco complicado. Necesitas muchas organización, pero lo llevo bien. Ahora evidentemente el arte está un poco más parado.

 

¿Sigues pintando?

Hago alguna colaboración benéfica pero estos meses lo he dejado de lado porque es incómodo con el embarazo. Aunque voy a continuar ya que tengo muchas ganas de hacer otra exposición.

 

Carmen, después de publicar las memorias del barón, ha dicho que tiene intención de hacer las suyas ¿Participarás en ese libro?

Eso hay que preguntárselo a ella. Si lo hace, es algo muy personal.

 

¿Es cierto que te vas a mantener al margen de la vida pública por petición de Tita?

No se de donde ha salido, ella no me lo ha pedido, desde luego, ni tampoco lo he dicho yo.