Madrid Fashion Show

Bimba y Carlos Baute, modelos fuera de la pasarela

¿Y tú qué opinas?

Bimba Bosé

16 de julio de 2014, 13:21

Por LUIS NEMOLATO

Rap, nuevos algodones más elásticos, cuadros, costuras invisibles… Jockey mostraba las últimas tendencias en ropa interior masculina en la segunda entrega del Madrid Fashion Show. Hombres en calzoncillos que movían el esqueleto al ritmo más urbano sobre la pasarela y hombres, más vestidos eso sí, que en el front row hablan sobre el sexo tántrico, que lo de mover cadera ya lo sabíamos tras verlos sobre los escenarios. Entre los primeros, el actor José Lamuño, que dejó ver su escultural cuerpo, y entre los segundos, Carlos Baute, la 'celebrity' reclamo del desfile, que protagonizaba uno de los momentos más divertidos de la jornada cuando le recordaban unas declaraciones en televisión sobre sus hondos y pormenorizados conocimientos sobre el sexo tántrico.

"Vamos a ver, ¿quién no ha hecho algo parecido alguna vez?", volvía a decir Baute ante las preguntas pícaras sobre el máster en cuestiones amorosas que demostraba la noche anterior ante las cámaras de Telecinco. A su juicio, "todo se está exagerando, ¿no te parece? Dije que el sexo es extremadamente beneficioso y saludable, pero eso te lo puede decir cualquiera. Un médico también", confesaba el cantante venezolano afincando en España, uno de los hombres más deseados del panorama musical y felizmente casado –en el mismísimo Monasterio de El Escorial- con la modelo y arquitecta Astrid Klisans con quien no quiso revelar, a plena luz del día y sobre la terraza de la Escuela Superior de Arquitectos, si hace o no la postura del "paquidermo" que tan bien se sabía de madrugada en un plató. Y es que la explicación con exactitud de esta práctica le convirtió en trending topic en cuestión de segundos al decir que, con ella, "la trompa está en su mejor posición", dejando así volar la imaginación. "Mi mujer es maravillosa. Quien me inspira y quien me ayuda a hacer realidad todos mis sueños", apuntó serio.

Bimba, contra Bimba y Lola

Y con esa misma seriedad afronta Bimba Bosé, quien acudió al desfile con un pañuelo negro en modo pirata anudado en la cabeza, la sentencia que no le ha dado la razón a las demandas que la menor de los Bosé tenía interpuestas contra la firma de ropa y complementos Bimba y Lola. "No quiero que me preguntéis más sobre este tema porque estoy negra. Y harta. Me he gastado una pasta poniendo demandas para nada, así que no hablo porque no les quiero dar más publicidad".

El pasado 30 de junio el Tribunal Supremo ponía fin al litigio. La alta instancia judicial considera que la marca Bimba y la marca Bimba y Lola no son competencia, que pueden convivir en el mercado, y por tanto ambas puedes seguir co-existiendo con esa misma denominación cuando, confesaba Bimba, "hay gente que me pide que les firme autógrafos en bolsos que no son míos. Hasta las dependientas de esa firma creen que es mía".

Bimba registró su nombre en la Oficina de Patentes y Marcas en 2003, Bimba y Lola (María y Uxía Domínguez) hacían lo propio tiempo después pero un defecto en los pagos del registro por parte de la sobrina de Miguel Bosé consiguió que "ellas se hicieran fueres y siguieran comprando licencias", y así, en su juicio, las diseñadoras se aprovecharon de su nombre. La modelo, no obstante, señaló que ahora está lidiando otra batalla, la del cáncer y que ésta "la gano seguro".

Junto a Bimba, le acompañaba el soltero David Delfín, tras romper su relación con el blogger Pelayo, y muy cerquita de ambos, otras dos solteras de oro, Noelia López, la más elegante de la tarde con un minivestido color nude de tirares y generoso escote en V, y la representante y 'celebrity', Susana Uribarri, quien no quiso ni oir mencionar la palabra "novio".

Más Sobre...

Lo más visto

  1. "Bárbara y Adara se metieron en un bucle demasiado espeso y me empezaron a hartar un poquito"
  2. ¿Quieres saber a qué famosa te pareces?
  3. El cambio radical de Kate Moss
  4. ¿Qué ha pasado para que Beatriz Luengo esté llorando como una Magdalena?
  5. Primeras imágenes y mensaje incendiario de Alba Carrillo desde Laponia