Escribà crea una réplica dulce de las ninfas aladas

Bagués-Masriera llena sus escaparates de naturaleza por su 175 aniversario

¿Y tú qué opinas?

Escribà Bagués

10 de diciembre de 2014, 15:34

Bagués-Masriera conmemora la culminación de la celebración de los 175 años de la firma joyera con la ampliación de la colección “Barcelona” de Bagués que creó el año pasado con motivo de su 175 aniversario. Los collares, pulseras, pendientes y anillos que se presentan en la colección del 2015 incorporan piedras preciosas con la intención de homenajear a la ciudad de sus orígenes.

 

Concebidas como pequeñas joyas en sí mismas, las piezas, con formas esféricas, combinan el esmalte característico de la casa con oro y diamantes. De nuevo, se puede contemplar el resultado brillante de conseguir, a través técnicas innovadoras y tiempo, que el esmalte se pose en superficies curvas.

 

Para esta ocasión, la cass pastelera Escribà se aventura en el mundo de la joyería con la reproducción, en caramelo, de una de las piezas más emblemáticas de Masriera: la ninfa alada. Se trata de un broche colgante realizado en oro amarillo de 18 quilates con esmaltes al fuego, diamantes de talla brillante y una perla cultivada que forma parte de una amplia colección de piezas en forma de mujeres aladas que hacia el 1908 y en plena explosión de la popularización del Art Nouveau, diseña el célebre artista modernista Lluís Masriera.

 

En una lección de equilibrio y a la vez atrevimiento formal, de perfección creativa y de sofisticación cromática, Masriera cierra con esta joya este año tan especial para Bagués-Masriera.

 

En línea con su apoyo al sector cultural, la joyería Bagués-Masriera ha realizado un concurso entre los alumnos de cuarto curso del grado Artes y Diseño en la asignatura de “Escenografía” de La Escola Massana de Barcelona para la realización de los escaparates de su establecimiento del Paseo de Gracia.

 

Los ganadores del premio han sido los alumnos Blai Pamplona, Carla Mañosas, Juan David Galindo y  Mayú Heitmann que bajo el título “Escenografía Emocional” se han inspirado en tres estaciones del año (otoño, invierno y primavera) y han vinculado materiales primarios de la naturaleza como la tierra y la sal con los sentidos, las emociones y el cuerpo humano para la realización de los escaparates. Estos artistas ya han creado su propio proyecto, bautizado como Páramo, tras el éxito de su diseño.