Ana Boyer, "deshecha" en el entierro de su padre

ÁLBUM: Los Boyer y los Preysler, unidos en el funeral de Miguel

¿Y tú qué opinas?

30 de septiembre de 2014, 10:18

Por LUIS NEMOLATO

 

Cogida de la mano de Hugo Boyer, nieto de su marido. Así salió Isabel Presyler del cementerio de San Isidro tras el funeral por la muerte de Miguel Boyer. La viuda estuvo arropada en todo momento por la familia del ex ministro. Laura Boyer, hija del anterior matrimonio del fallecido con Elena Arnedo, se abrazaba a Tamara Falcó a la salida del cementerio, en otra muestra de cariño por encima de cualquier circunstancia. Los Boyer y los Preylser, más unidos que nunca ante la tragedia.

 

Numerosos rostros conocidos, tanto del mundo empresarial como del político y el social, han estado visitando a Isabel Preysler en el tanatorio de San Isidro desde el lunes por la tarde. Desolada y aunque bastante entera, la viuda no se separa en ningún momento de su hija Ana Boyer, la única que tuvo con el ex ministro. En la mañana del lunes 29 de septiembre fallecía en clínica Ruber el ex mandatario socialista Miguel Boyer a consecuencia de una embolia pulmonar. En tan duras circunstancias, la tía de Preysler, Mercedes, hermana de su madre, tampoco se separa de su hija.

 

"Isabel está desolada pero se ha mostrado entera en todo momento", cuenta uno de los asistentes al funeral a Lecturas.com. "Quien está realmente deshecha es Ana, lo está pasando muy mal".

 

Su novio, el tenista Fernando Verdasco, ha acudido al tanatorio acompañado de toda su familia y está siendo un gran apoyo para todos. El tenista viajó desde China, donde debía disputar un torneo, para estar con su novia. Tras el funeral, que ha oficiado el padre Ángel a las 12.30, la familia se dirigió al cementerio.

 

Pasadas las 13.05 horas, se han dirigido todos al cementerio, donde ha entrado Ana Boyer en primer lugar, seguida de Isabel Preysler, que caminada cogida de la mano de Verdasco.

 

Para el acto del cementerio, Isabel Preysler y sus tres hijas se cambiaron de ropa. Y pasaron de los pantalones a la falda y el vestido, siempre de rugoroso negro.

 

La sociedad civil española ha querido acompañar a los Boyer-Preysler en estos duros momentos. A Carmen Martínez Bordíu, que acudió ayer a estar al lado de su amiga, se ha sumado su hijo, Luis Alfonos de Borbón, con su mujer, Margarita Vargas.

 

También Fernando Fernández Tapias, que estuvo el lunes en el tanatorio con su mujer, Nuria González, ha vuelto a ir a San Isidro para asistir al funeral.

 

Se ha podido ver al premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, al empresario Alberto Alcocer con Margarita Hernández, y a Manuel Colonques, presidente de Porcelanosa.

 

El ministro Luis de Guindos no ha faltado, como tampoco lo han hecho los ex ministros Carlos Solchaga y Josep Borrell. El torero Cayetano Rivera ha sido otro de los rostros conocidos, así como Alfonso Díez, marido de la duquesa de Alba.

 

Allí estaba asimismo Enrique Solís, íntimo amigo de Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler y Carlos Falcó. Este último se ha convertido en un gran apoyo de la viuda en estos momentos.

 

Miguel Boyer ingresó el lunes por la mañana de urgencia en la clínica Ruber de Madrid, donde fallecía en cuestión de horas. En el año 2012 su salud sufrió un duro revés cuando padeció un ictus que le provocó una merma consdierable en su estado de salud. Además, tuvo que estar recibiendo rehabilitación.

 

Boyer fue ministro de Economía del gobierno de Felipe González entre los años 1982 y 1985. Durante este tiempo, fue un personaje de lo más mediático y sus decisiones, como la expropiación de Rumasa, lo hicieron muy conocido. También fue el responsable de que se liberalizaran los horarios comerciales a través del llamado ‘Decreto Boyer’.

 

Sus cotas más altas de popularidad las vivió gracias a su matrimonio con Isabel Preysler en 1988, cuando ya no ostentaba el cargo de ministro. A su lado pasó de ser un personaje de las páginas de economía de los diarios, para convertirse en uno de los protagonistas de la crónica rosa.

 

Junto a Isabel tuvo una hija, Ana, aunque el político ya era padre de otros dos niños, fruto de su anterior matrimonio.

 

Tras su salida del mundo de la política, Boyer ocupó destacados cargos en instituciones financieras como el Banco Exterior de España. También llegó a ser el presidente de la Compañía Logística de Hidrocarburos CLH.

 

Desde el lunes por la tarde, la viuda está siendo arropada por la sociedad civial española, además de por sus amigos más íntimos.