Por qué a estos intérpretes les cuesta quedarse con la ropa puesta

A los actores de 'Aída' les encanta desnudarse

¿Y tú qué opinas?

Actores de Aída

17 de junio de 2014, 09:09

Hace una semana que terminó una de las ficciones más longevas de la televisión española y una de las que mejores momentos nos ha dado, y lo admitimos, todavía no nos hacemos a la idea. ¿Qué se puede hacer ahora los domingos por la noche sin 'Aída'? Mientras nos recuperamos del shock de no poder escuchar de nuevo las canciones de la Bim Bam Bum, echamos la vista atrás y nos damos cuenta que si hay algo que a los actores y actrices de 'Aída' les gusta más que hacernos reír, es desnudarse. Sí, puede que en la serie no tuvieran tantas oportunidades, por lo del horario protegido y la presencia de niños, pero en cuanto abandonaban el set de rodaje, ya no había quien les vistiera. Hoy repasamos esos cuerpos que tantas alegrías nos han dado.

Paco León y los fans

En la era de las redes sociales, las cosas se celebran desnudándose. Que uno llega a los 1000 followers en twitter, pues sube una foto en la playa. Que se consiguen 50.000 en instagram, pues un desnudo de espaldas. Pero claro, cuando lo que se alcanza es el millón de seguidores, hay que celebrarlo por todo lo alto. ¿Y qué hizo Paco León? Pues deleitar a la humanidad con un desnudo integral, únicamente tapado -y poco- con una mano. La fotografía se convirtió en un fenómeno social y no quedó nadie que no opinara del físico del actor. Y es que no era para menos. Para que luego dijeran que el Luisma era tonto. Si hubieran visto lo que escondía, se lo hubieran pensado dos veces.

David Castillo y el falso reflejo

Durante las 10 temporadas que ha durado la serie, hemos visto como el Jonathan crecía delante de nuestros ojos. De aquel niño con coletita que trataba de impresionarnos a base de mala leche, pasamos a un joven guapo, apuesto y con buen físico. Y lo mejor de todo es que podemos decirlo con toda seguridad. El actor decidió irse a un spa a relajarse con su novia y no contento con disfrutar, pensó que sería una buena idea compartirlo con todos sus fans. Le dio a su novia el smartphone, le pidió que le hiciera una foto en la piscina y la subió a sus redes sociales, sin darse cuenta que a través del reflejo del agua podía verse que el actor no llevaba nada encima... Sí, el Jonathan en todo su esplendor. Castillo borró la foto, pero los usuarios de internet están a todo y capturaron la imagen antes.

Melanie Olivares y los paparazzis 

La pobre Paz ha tenido que sufrir hasta el final de la serie. Que la historia de amor interrumpida con el Luisma, que si sus primeros intentos por ocultar que era prostituta, que si su matrimonio truncado, todo desdichas para compensar el hecho más relevante: lo bien que le ha sentado la edad a Melanie Olivares. Desde luego, no hubieran podido encontrar una actriz más explosiva, y claro, los paparazzis saben lo que vende. Un buen día, la actriz se encontró en la portada de una revista un robado en las playas de Ibiza mientras practicaba topless. Rápidamente lo puso en manos de la justicia y, para sorpresa de todos, acabó ganando el caso. Resulta que el juez consideró que su desnudo no era de interés general. Claramente se trataba de un juez que no había visto nunca 'Aída', porque si no...

Eduardo Casanova y la tecnología 

A Eduardo Casanova la evolución digital le jugó una mala pasada. Entre tanta app, tanto selfie y tanta actualización de software, al por entonces novio del actor se le coló una fotografía muy íntima de los dos en su Instagram. El joven se dio cuenta rápidamente y borró la imagen, pero claro, siempre hay alguien con el móvil en la mano, dispuesto a hacer una captura de pantalla. Casanova pidió disculpas y cerró todos sus perfiles en las redes sociales para evitar consecuencias. Menos mal que el tiempo pasó, las aguas se calmaron y el actor volvió a dar rienda suelta a su creatividad, que es lo que debe hacer. Además, ahora que llega el buen tiempo, ¡ya quisiéramos todos estar tan delgaditos como Eduardo Casanova!

Secun de la Rosa y los cortos

Debido a la marcha progresiva de algunos de los protagonistas, otros personajes, como el de Toni, fueron ganando terreno. Bueno, y en el caso de Secun de la Rosa, además de terreno fue ganando forma física. De la noche a la mañana, nos encontramos con que el actor se había quitado de encima una buena cantidad de kilos y presumía de delgadez saltando sin parar. Pero antes de este cambio, De la Rosa ya había dejado claro que lo suyo no son las vergüenzas. Y lo hizo a través del corto '9', dirigido por la actriz Candela Peña. Un ejercicio de narrativa en que todos sus protagonistas están desnudos. Y no piensen que hay censura ni sombras. Las cosas claras y los desnudos, también.

 

Noticias relacionadas