Sólo la luce en la apertura del parlamento

5 curiosidades sobre la impresionante Corona Imperial de la reina de Inglaterra

¿Y tú qué opinas?

reina isabel

28 de mayo de 2015, 14:23

1. Su peso, de casi un kilo y medio, la hace ser tan complicada de llevar, que la reina ha tenido que estar ensayando en palacio con ella. La manera de caminar, los movimientos… Todo tenía que estar calculado y medido para que la monarca desempeñara bien su papel sin que se produjeran accidentes indeseados.


2. Un diamante de 317 quilates. Mejor no empecéis a revisar el extracto del banco para comprobar si os podríais hacer con una réplica. No. Así de sencillo. Estamos ante una pieza de incalculable valor, que, como el resto de las joyas de la corona británica, son custodiadas en la Torre de Londres.


3. No es ninguna recién llegada. La corona tiene, nada menos, que 177 años. Su primera versión pesaba el doble y fue destruida. Esta segunda corona fue realizada por encargo de la reina Victoria para el día de su coronación en 1938.


4. Sólo sale de la Torre de Londres una vez al año. Custodiada día y noche por un guarda, la impresionante corona sólo sale de la Torre de Londres para dirigirse al Parlamento. Si ese día estás de visita en la torre, en su lugar te encontrarás un cartelito al más puro estilo ‘vuelvo en cinco minutos’, salvo que en este se lee ‘en uso’.


5. Contiene las los cuatro diamantes pulidos más grandes del mundo. Además de rubíes, esmeraldas, zafiros, perlas y unos 3.000 diamantes, que añaden esos destellos que cegaron a todos los asistentes a la apertura del parlamento.