El exfutbolista sólo tiene ojos para la pequeña

13 pruebas que demuestran que Harper Seven es la debilidad de David Beckham

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 14

1 / 14

gtres u174080 002. Cuando descubrió lo feliz que le hacía llevarla en brazos y desde entonces pocas veces la ha puesto en el suelo

2 / 14

gtres u188695 002. Cuando se la lleva a Disneyland y lo primero que hace es 'tunearla' como si fuera una Minnie de carne y hueso

3 / 14

gtres u235842 023. Cuando se preocupa por su hidratación en pleno juego. Antes de seguir meciéndola, hay que recargar las pilas

4 / 14

gtres u234556 008. Cuando consigue convencer a toda la familia para que se monte en las atracciones para bebés de los parques de atracciones. Aunque Brooklyn se aburra de manera soberana

5 / 14

gtres u234796 003. Cuando no puede evitar poner esta carita cuando la tiene cerca

6 / 14

gtres u211031 002. Cuando le 'dispara' con una pistola de pompas de jabón

7 / 14

gtres u239348 002. Cuando no teme ponerse su chupete (del revés) mientras se toma su 'bibe'

8 / 14

gtres u271628 014. Cuando se preocupa por su seguridad cuando la lleva a patinar

9 / 14

gtres u239348 005. Cuando se la come enterita

10 / 14

Captura de pantalla 2015-06-01 a la(s) 10.54.10. Cuando se dejá peinar por ella, una aprendiz de peluquera

11 / 14

Captura de pantalla 2015-06-01 a la(s) 10.52.36. Cuando todas las noches, antes de dormir, le lee un cuento

12 / 14

Captura de pantalla 2015-06-01 a la(s) 10.53.16. Cuando se deja hacer de todo por su princesa, hasta pobar pendientes

13 / 14

Captura de pantalla 2015-06-01 a la(s) 10.52.17. Cuando no cabe en sí del orgullo que le provoca ver a su hija montando en bicicleta sin ruedines

Más Sobre...

Hijos de famosos Padres famosos

1 de junio de 2015, 12:38

David Beckham tiene una debilidad. Se llama Harper Seven, es su hija menor y con ella se le cae la baba. Le da igual que ella lo travista de princesa, como tenerla que llevar en brazos como si fuera su porteador personal. Es su niñita y está disfrutando al máximo de ella. Padre de tres chicos, parece que el nacimiento de Harper sacó su lado más sensible y cariñoso, y se aprovecha de que con ella puede hacer muchas que le habría sido imposible con los otros tres niños. Que a Brooklyn le da vergüenza que su padre le dé besos, Harper está encantada de que su padre se la coma. Literalmente. El exfutbolista la cubre de besos, pero, a menudo, los besos se le quedan cortos y necesita mordisquearla, algo que le parece tronchante a la pequeña.

 

Al lado de su princesita ha descubierto un universo diferente, y, no sabemos por qué, esto este le sienta de maravilla. Y si ya nos derretíamos con el Beckham de antes, el Becks papá de una niña es absolutamente adorable.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...