Dejarse el pelo largo, no cruzar las piernas o irse directamente a 'Gran Hermano'

10 trucos para que los concursantes de 'Adán y Eva' se tapen las vergüenzas

¿Y tú qué opinas?

29 de octubre de 2014, 15:23

Por EL HOMBRE CONFUSO

 

A estas alturas suponemos que ya deben ser fans absolutos de 'Adán y Eva', el reality que ha revolucionado la televisión española y que se ha convertido en todo un fenómeno -por si queda algún desinformado, sepan que se trata de un programa para buscar el amor donde los participantes se conocen directamente desnudos-. Si la primera semana ya se nos pusieron los pelos como escarpias al descubrir que las partes más íntimas de los participantes iban a quedar expuestas en prime time, ahora ya sólo queremos ver concursantes desnudos en todos los programas de televisión. En un mundo utópico nos imaginamos a los presentadores del telediario desnudos, a las reinas de las mañanas desnudas, incluso a los contertulios de 'Sálvame' desnudos. Ese es nuestro nivel de fanatismo. Pero como suponemos que no todos estarían dispuestos a enseñar algunas partes de su anatomía -pese a que luego no tengan demasiado pudor en hacerlo en portada de alguna revista-, venimos a ofrecerles trucos para insinuar pero no enseñar, para tapar sin tapar. Si ustedes piensan ser concursantes de la segunda edición de 'Adán y Eva', tomen nota:

 

1. Aprovechen las ventajas del pelo. Se trata de un remedio clásico dentro del mundo femenino. Una buena melena puede hacer, a sus vez, las funciones de un sujetador. Déjense el pelo largo -o utilicen unas buenas extensiones- y ya no tendrán que sufrir por si se les escapa un pezón. Pero tampoco se pasen. No queremos ver una cortina de pelo que llegue directamente al suelo. Además, piensen que cuanto más largo, más difícil de lavar.

 

2. Aprendan a cruzar las piernas. En el arte del disimulo estará el éxito. Mientras permanezcan de pie será difícil taparse, pero en cuanto tomen asiento, podrán cubrirse sin problemas con un buen cruce de piernas. Lo suyo es apoyar una pierna sobre la otra, uniendo los muslos y ladeando las pantorrillas -el varonil cruce en el que se apoya el pie en la rodilla contraria no haría más que dejar a la vista lo que queremos tapar-. No solucionará todos sus problemas, pero es una ayuda.

 

3. Piensen que se trata de un posado robado. Cuando un famoso es 'sorprendido' en una playa sin nada de ropa encima, siempre se las ingenia para que no podamos ver nada. Que si una pierna convenientemente levantada, que si una mano casualmente cruzada o incluso, una oportuna silla de playa entre el famoso y la cámara. Todo vale con tal de no enseñar nada. Los concursantes de 'Adán y Eva' podrían hacer lo mismo. En lugar de hablar en la orilla, ¿por qué no se colocan detrás de una palmera?

 

4. La naturaleza es nuestra mejor amiga. Pensemos con calma. Vamos a estar en una playa, aparentemente desierta, pero no deshabitada, así que utilicemos lo que la naturaleza nos ofrece. Un par de pescados, unas hojas de palmera, un improvisado bañador hecho con barro, despleguemos la imaginación y demos gracias al medio ambiente por ser tan generoso. Un bikini de algas puede ser, sin duda, la tendencia para la primavera-verano del año que viene.

 

5. Diseñen su propio vestuario. Seguramente las reglas del concurso impiden que los concursantes lleven ropa de casa, pero, ¿y confeccionarla en la propia playa? Las instalaciones habilitadas para la estancia de los participantes tienen multitud de telas y cuerdas con las que improvisar un outfit estupendo. Tan sólo hace falta un poco de maña para confeccionarse un precioso vestido con la tela mosquitera o con las fundas del sofá. Si los verdaderos Adán y Eva pudieron, ¿por qué nosotros no?

 

6. Quitarle la ropa a la presentadora. No es el mejor consejo, ni el más recomendable, pero seguro que Mónica Martínez tiene una buena maleta llena de ropa en el set de rodaje. Tan sencillo como distraerla -se nos ocurren miles de formas para ello- y aprovechar para sustraerle alguna prenda. Ella no lo notará y a nosotros nos hará un gran favor. Luego, además, siempre podemos venderla como souvenir.

 

7. Abusen de la camaradería. Si su idea es taparse con las manos, piensen que las necesitarán para otros menesteres y no siempre podrán combinar ambas funciones. Pero no estarán solos en la playa. Como mínimo, habrá dos personas más, así que no sean orgullosos y pídanles ayuda. Mientras uno descorcha la botella de champagne, el otro pone las manos estratégicamente para que no sea vea nada. Así se fomenta el compañerismo y la amistad.

 

8. Sobornen a los cámaras. ¿Cuál es su mayor miedo? ¿Estar desnudos delante de un grupo de personas o que ese desnudo acabe en los televisores de todos sus familiares, amigos y conocidos? Claramente lo segundo -en las duchas de los gimnasios pasa lo mismo y nadie se lleva las manos a la cabeza-. Sobornen a los cámaras para que no enfoquen a sus partes más íntimas. Pero háganlo con disimulo, que los pobres pueden terminar perdiendo su trabajo.

 

9. Imiten a Lady Gaga. Nadie se atreverá a decirles nada si consiguen captar más audiencia. En lugar de los masajes, las conversaciones y los solos de guitarra, digan que son grandes admiradores de Lady Gaga y monten un show al estilo de la cantante. Así podrán taparse y, de paso, se convertirán en estrellas. Pueden sustituir a Gaga por Beyoncé, Rihanna o Katy Perry, pero les resultará mucho más complicado encontrar el estilismo adecuado.

 

10. Apúntense a 'Gran Hermano'. Si ustedes no quieren que se les vea nada, se han equivocado de reality. España se ha vuelto muy moderna y ya no se pixela nada, así que si lo que quieren es conocer gente, vivir la experiencia y no hacer nada durante todo el día, cambien la playa de 'Adán y Eva' por la casa de Guadalix de la Sierra. Allí la única que se desnuda es Mercedes Milá y porque le apetece. Aunque parezca mentira, es la opción más sensata.